Monday, November 20, 2006

poema 44

El viajero anda por la vida, la recoge,
en el cáliz de su vida
con el único deseo de saborearla.
O derramarla, dejándola escapar solo para espiarla
deleitado con sus piruetas.

Desposeído de todo, habita solo el tiempo.
Construye su hogar bajo su sombra;
sabe que sin importar lo largo de su ausencia
ahí siempre podrá reposar su espalda.

Temiendo descubrir que carga algún ancla,
el viajero escoge quizás una sola posesión,
alguna mochila que es de él y huele a él
que a veces lo contiene a él
o por lo menos a su canción.

3 comments:

Jenin said...

la atesora y carga a cuestas las posesiones más preciadas siendo esta la primera de todas..
y con su olor a él induce al sueño reposando su cansada cabeza en sus curvas deformes y probablemente arrugadas por la edad..
pero vendrán otras.. con otros cuerpos, otros orificios, otros olores.. pero siempre será esta la que lo acompañe a los confines del mundo..

Day said...

Que musa mas inspiradora, compañera de tantos caminos, y abandonada hace un tiempo...pero nunca sera olvidada!

hobbes' consultant said...

Yo siempre he querido ser todo a la vez.

Poeta, Explorador, Matematico y Fisico Nuclear.. : / nunca me sale nada, pero cuando estoy en un bosque quisiera quedar varado y aprender a sobrevivir por mi cuenta.. Yo, mis pensamientos y algo que leer.