Monday, November 20, 2006

poema 21

Perdido, caído en los cielos
en el fondo de las nubes.
Ahí brillas,
y tú, tu propia chispa,
compites para que te vean,
después del lobo y antes del gallo.

Sueñas con ser el sol,
y parpadeas, y saltas cruzando lo negro.
Gallardeas aquel esplendor;
tu regalo para nosotros:
puro fuego y especies calientes

Pero allá tan lejos,
tus gritos se pierden
cuando es de día, al despertar,
y te gastas y el sol se ríe
pues el mundo solo siente
el calor de la realidad;
le quema su ardor;
nos cega su verdad.

Solo allá perdurarías,
porque aquí llueven lágrimas de penas
y tú que eres luz y polvo
te apagarías con la realidad.
Post a Comment