Monday, November 20, 2006

poema 58

Este es el fin de tus mundos.
El momento cuando lo que eres y lo que te rodea se confabula en tu contra;
la presión comprensiblemente te enjaula de manera tal
que ni por supernova te escaparías del camino oscuro que te espera.
Has desarrollado mil mañas mientras habitabas el centro de tu galaxia;
te traían los astros a tu puerta y pedían tu calor para las flores de primavera.
Pero ya tu tiempo terminó; te toca caer; no podrás ser ni planeta habitable.
Tu espíritu de juventud, tu fusión nuclear te ha agotado.
El fulgor con que has irradiado años atrás ahora te hará callar invisible.
Post a Comment