Monday, November 20, 2006

poema 18

Tengo un perfume hecho de dolor,
y mis espinas desgarran.
Mil tallos se envuelven en corona.
Y te corono al revés:
mis raíces al descubierto
mi flor caricia tus mejillas.

Quizas me tienes por un querer,
o mejor tal vez por esta aroma
que es cancion de vendaval y un seco sol

Mi perfume, tu dulce carne y tu sangre
entre mis espinas cantan,
y cantan y te coronan.

Cantan que eternamente moriremos
en el risuelo de mi nectar
Y mis espinas se te enterraran,
y tu sangre se mezclara con mi calor.
Y te entregas a tu dolor

A pesar de mis espinas afiladas.
Sacaste mis raices al aire y ahora pruebas
mi flor y tu sangre en tus tristes labios.

Bailamos el amor en el rio de las brisas
y te marean mi seduccion y tu dolor.
Post a Comment