Monday, November 20, 2006

poema 45

Esta alma que tengo
atrapada en el corazón;
podría condensarla en el labio
y darte el beso más tierno
que podré jamás regalar.

O, mudarla al digito índice
para trazar tus cejas,
tus pestañas, trazarte a ti,
la sonrisa que pasará
de tus labios a tus ojos.

Y te susurraré sin voz:
Te quiero.
Post a Comment