Monday, November 20, 2006

poema 14

Bienvenida sea la fortuna en mi vida.
Divina la suerte que en estas circumstancias me ha dejado.

El capricho del esfuerzo en conquistar mi destino.
Pauperrima suerte conduciendome en espiral
hasta este ultimo enlace de la cadena
que me sostiene del vacío.

El vacío que dejaste,
en él viven solo sombras de tu mirada y de tu sonrisa
las sombras se proyectan burlas
y esperan mi caida, aquel momento en que me rinda.

Y como renunciar al libro escrito,
al mundo que me rodea.
En este momento negro
carersco de la melodía que traías a mis ojos...
En este libro las hojas tornarón cuando nos reconquistabamos.
Post a Comment