Monday, November 20, 2006

poema 1

En Búsqueda yo viví
De la felicidad eterna, Felicidad incondicional, el amor que tu me enseñaste

La pasión de mi vida culmina en ti
Saber que el amor que siento por ti es incondicional y eterno
Mi corazón, un árido desierto, inundado por las aguas anuales que son tus caricias
Tus labios, esos tiernos labios, delicados, más aún que los pétalos de una rosa.
Esos ojos tuyos, reflejos de una alma tierna llena de comprensión, ámbar oscuro perfecta hasta el más minúsculo detalle.

Cada vez que te huelo y aspiro esa pura fragancia solo me queda pensar en los ángeles del cielo y de lo que se están perdiendo.

Solo con oír tu voz, la dulce melodía de astros más allá, cada suspiro y cada respiro, con cada nota y cada tono capaz de conmover lagrimas de pura felicidad, más que la simple delicia de tus cuerdas vocales resonando.

¿Para qué yo nací si no fue para amarte a ti?
Post a Comment