Wednesday, November 29, 2006

Introduction to Logic (visit this site)

by
Stefan Waner and Steven R. Costenoble

Scout Report Selection

A Complete Text Resource on the World Wide Web to Supplement the Texts

Finite Mathematics
Finite Mathematics & Applied Calculus

Wednesday, November 22, 2006

How Love Works

How Love works La vida tiene todas las peculiaridades inherentes del limbo. La realidad es el único verdadero caos. Y el amor quizas es uno de sus mejores ejemplos.

Monday, November 20, 2006

poema 61

Cuando llega el otono
se reflexiona sobre el día,
el año, la vida y la humanidad.
Ya las estaciones en esta
tarde del 23 han
caido las hojas del pasado
y rebuscamos entre ellas
los patrones para el proximo invierno.
Reconocemos que la humanidad
ha vivido una gloriosa primavera y
disfrutado de un rico verano y a pesar de la amenza del frio invierno sabemos que
llegaremos hasta la primavera de una proxima era.

poema 60

SIN TI:

Me siento abandonado en un desierto y
cada oasis que dilucido
es una vana memoria
de las aguas de tu amor,
donde ya no alcanzo beber
y en esas moradas, antes nuestras,
ya tan solo de tu perfume
queda el recuerdo.

No sabes como quisiera ser
quien te pueda satisfacer tu necesidad de carino.
De ser los brazos a los que quieras ir siempre
y que siempre te esten abiertos.
Estar ahi para corfortarte y hacerte sentir amada.

De veras, me siento horrible por lo que has ido sintiendo...




LO QUE NECESITO DE TI

No sabes cómo necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
! Ya no puedo... seguir así !
...Ya... No puedo
mi mente no quiere pensar
no puede pensar nada más que en ti.
Necesito la flor de tus manos
aquella paciencia de todos tus actos
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina
mi fuente de vida se ha secado
con la fuerza del olvido...
me estoy quemando;
aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aún !Te sigo extrañando!
Mario Benedetti

poema 55

Voy vagando por la vida temeroso de subsistir,
orgulloso, absurdo, terminado, dolido, asustado, asustado.
Aterrizado de que me olvides.

poema 54

Sentir la llaga del corazón drenar el alma
que se va y deja el cuerpo que la ha herido.

Ver que solo queda el vacío inhabitable.
Un lugar donde la sangre se torna fría.

El cuerpo no se atreve a sanar,
ni tampoco a alimentarse.

Tan solo espera morir intentando
atrapar el alma que se le escapa.

poema 58

Este es el fin de tus mundos.
El momento cuando lo que eres y lo que te rodea se confabula en tu contra;
la presión comprensiblemente te enjaula de manera tal
que ni por supernova te escaparías del camino oscuro que te espera.
Has desarrollado mil mañas mientras habitabas el centro de tu galaxia;
te traían los astros a tu puerta y pedían tu calor para las flores de primavera.
Pero ya tu tiempo terminó; te toca caer; no podrás ser ni planeta habitable.
Tu espíritu de juventud, tu fusión nuclear te ha agotado.
El fulgor con que has irradiado años atrás ahora te hará callar invisible.

poema 57

Como encanta que pensar en ti me haga brillar los ojos.
Y recordarte me haga notar que el corazón ya no late a ritmos constantes,
sino al ritmo de tus latidos de ojo.
Me encanta sentir escalofríos al imaginar tu dulce piel erizarse bajo mis caricias.
Te quiero tener cerca, y abrazarte, susurrarte cuanto te quiero y darte los beso más tierno.

poema 56

Es la historia que encontré en tus ojos.

Te veo y eres tan plenamente mujer.
No hay símil con roble
        o mariposa
Que logre captar tu naturaleza.

Eres decisivamente única
y me has hecho único,
y me aceptas sin rodeos,
y me hablas sin rodeos.
Tan solo espero que te baste
        mi amor sin rodeos.

poema 59

Descubrí al fin la primavera,
cuando te encontré,
                             mariposa.
Libre y brillante, deslumbrada y vivaz,
y tus alas siguen resplandecientes
aún bajo las estrellas.

Realmente no sé como logras ser
contundentemente delicada y hermosa.

Tengo mis sospechas que no seas
simplemente mariposa ni
tan solo mariposa y estrellas.

Son cosas que ya no comprendo,
                             tan solo siento.
Siento como logras poblarme de seguridad,
tu establecimiento en mi vida.

Es entonces que te manifiestas roble,
florecido, de donde mismo naces mariposa.

Descubrí la primavera sin esperarla
aunque sí esperaba amarla.

poema 48

El fin parece estar siempre delante,
al doblar la esquina.
El principio cada vez más atrás,
hasta que en algún momento
se cruza la barrera,
se dice adiós.

Entonces los accidentes
entre despedida y saludo,
se condensan en un instante:
límite de un solo recuerdo añejo.

Que de momento juzgamos
una unidad insignificante de pico-presente
que por reducida, no notamos
cuanto te amé.

poema 52

Tengo un poco sintiéndome así.
Pensándolo bien, siempre lo he estado padeciendo.
Un nudo en el estomago, o en la garganta, o entre las piernas.
Algún nudo que no me deja hacer lo que desde dentro me nace.

El corazón en ocasiones ha querido cantarte,
pero hasta en el latido me atrapa el temor.
Seré vulnerable para ser devorado.

poema 50

Tengo las palabras de adentro perversas y ciertos sueños perspirados indispuestos a regresar. Sueños expulsados de una conciencia que no se estima, que ha fracasado antes de intentar. ¿Como llegué a ser antimateria humana? Las palabras asquerosas por dentro, pesadillas diurnas y eyaculaciones petulantes de medio uso.

poema 47

Percepciones variables. ¿Que es real? Nunca te lo cuestionaste. Lo tuyo es lo que te entregaron. Lo mío lo reconstruí. Lo tuyo lo aceptaste. Lo mío lo entendí. Porque sí. Porque... y... y... Lo tuyo es decir que sí cuando el padre habla Lo mío es escuchar y elegir.

poema 51

Vender el alma por un corazón, que llenaría el hueco vendido, y doler ambos con medio ser. Un solo latido partido, una alma restante está diluida, conforme.

poema 49

Enséñame a entender el dolor, a ser cómico, a no llorar mi soledad. A ser Lucas y matar mis hidras. A poner una nota al pie con toda la intención de engañar al lector. A no escribir como si fuera yo, sino tú. A que abra el fuego en mis rodillas y no preocuparme, porque por lo menos comes ensalada.

poema 53

Hagámonos creer que ya no me importas vamos a confesar que el amor se perdió aceptar que las memorias han caído en algún abismo. Ignoremos pues que tu memoria aquella caverna llenó, que aquel amor es ahora dolor, que no me importa verte sentada ahí. Tan solo tratemos de enfocar el espacio en blanco a tu lado, el espacio donde no estoy yo.

poema 46

De pronto habito el tiempo de este suspiro
y se expanden estas
las dimensiones que palpo
y el tacto no me define un espacio
sino otra sensación, que
siendo tanto más de lo que jamás podré ver,
solo me recuerda al mismo suspiro, o mejor su motivo:

El tiempo mismo
que me pasaba, pero de pronto lo atrapé
e hice una casa en él.

poema 43

No se porqué,
pero nunca me he olvidado de ti.
Para mi decir mujer
es pensar en tu sonrisa.
Decir tu piel
es arder las cenizas.

Siento mi latido en los ojos
que quieren con cada pulso
saltar ya, dejar de mirarte como dos
y ser cíclopes de un beso.

Porque si tras tanto tiempo y tanta
distancia te veo tu y te quiero mía
y fundirte a mi alma y probar
la divina elocuencia que es
tan pura sonrisa.

Quisiera amarte de nuevo, más
de lo que nunca he amado, más
de lo que nunca he querido, más
de lo que nunca he cuidado.

Con mi vida guardaré tu sonrisa.

poema 44

El viajero anda por la vida, la recoge,
en el cáliz de su vida
con el único deseo de saborearla.
O derramarla, dejándola escapar solo para espiarla
deleitado con sus piruetas.

Desposeído de todo, habita solo el tiempo.
Construye su hogar bajo su sombra;
sabe que sin importar lo largo de su ausencia
ahí siempre podrá reposar su espalda.

Temiendo descubrir que carga algún ancla,
el viajero escoge quizás una sola posesión,
alguna mochila que es de él y huele a él
que a veces lo contiene a él
o por lo menos a su canción.

poema 45

Esta alma que tengo
atrapada en el corazón;
podría condensarla en el labio
y darte el beso más tierno
que podré jamás regalar.

O, mudarla al digito índice
para trazar tus cejas,
tus pestañas, trazarte a ti,
la sonrisa que pasará
de tus labios a tus ojos.

Y te susurraré sin voz:
Te quiero.

poema 40

Pocos, los que creen dirán:
Ese instante le pertenece al destino.
Pero yo, por incrédulo presuntuoso
lo declaro de nosotros:
Creado de alguna mirada
y alojado en algún punto
entre nuestros ojos.

De nosotros para cambiar su color
y crecer con miradas o morir con miradas.
Esta atrapado, esperando.
Hazaña difícil para el tiempo,
aunque sea un instante de él,
quedarse indispuesto por
la voluntad de posibles enamorados.

Anhelando que las almas se encuentren.
En este mundo.
En este instante.
En este beso.

poema 42

Quisiera aprender a hablar en el silencio.
Así quizás llegue claro lo que pienso.
Así quizás no me falten las palabras,
ni se me escape el momento:
Hacer el chiste cuando ya no tenga sentido.
Decirle: ‘nunca quise hacerlo, perdóname’ ó
’si, te quiero’ cuando ya no haya oído.

Quisiera también hablar con el silencio,
y oír los murmullos de mis otros llantos callados,
y leer en las líneas mudas de mi rostro algún pasado olvidado.
Aprender la canción de mis ojos,
cantar sus letras ciegas y olvidarme de la existencia del tiempo.

Y quizás por el breve instante
de este elocuente silencio
aprenderé a ser eterno.

poema 39

Reflexivamente sos gigante
sencillamente porque:
se pinta con brocha de pie y medio
y vuestro canvas es vuestro ego.

poema 41

“Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con las flores”
       Pablo Neruda.

Quiero ser el sol
para bañar tu sonrisa en mi calor.
Ser la brisa que te lleve en un beso
como pétalo en piruetas
sobre sus propios labios
hasta que abra los ojos.

Quiero que eches raíces en mí
y extractes mi esencia en un abrazo
para así saberme parte de ti.

poema 37

El tiempo como el agua
abre túneles de granito.
A gotas agota y corre
y entre él corremos.

poema 38

Cantan las arterias;
cantan como cae arena
en más arena.

Desiertos se voltean en el corazón.

poema 36

En algún reloj que no es reloj
caen estrellas en dunas irreversibles.
¿Controlará alguna mano este reloj?
O el tiempo, al parecer por cuenta propia,
destruyó algún balance,
derriba estrellas,
y corre sin motivo.

poema 35

Verte contenta y
pintarle una sonrisa a tu mirada.
Que nazca en tus ojos de noche una estrella
y sea tu alma encendida de alegría
y verte contenta.

Estar ahí y
ser barra de balance y malla de seguridad
y estar ahí.
No te caerás
y te veré contenta.

poema 34

A veces cantamos en lagunas de llanto profundo, canto con pulmón y sangre. Canto de arterias secas; de corazón reloj de arena.

poema 31

Amo lo pálido de tu mirada,
lo gris de tu niebla
y el sereno cascabel
de tus cristales sobre mi piel.

Amo cuando mueres
y tus lágrimas me libran de mis penas.
Ohh como eres serena
que con tu gris me vendas.

Añoro que caigas fugaz
en el mar de mi corazón.
Que rompas nuestro silencio
con una pincelada de estrella
y centellen tus diamantes
contra estas olas negras

Te ruego: llora sobre mis hombros
penetra con tu dolor a mi ser,
dibuja en mi mar tus cristales de azul,
hazme llorar por tu amor perdido.
Llorar con color de pena
de noches y sueños.
Los sueños con que pintas de tristeza
el océano debajo de tu eterno desvanecer…

poema 28

Nos escuchan,
nos ven;
tan solo observan como exclamamos eufórico:

Soy el tambor azotado por la vida,
y resueno,
tiemblo hasta en los labios.
Tun tun... tun tun
se llenan mis venas de
      aquella mezcla sincera
de río, de mar,
      de cósmico libido.

poema 30

Tus viajes a través del espejo
hasta donde enfocan mis pupilas.
Ves en mi alma como has cambiado.
Ahora la alma no flota como tibia brisa sobre el mar;
esta hundida en algún océano.

Y estas allá con esa mirada que no es la mía;
ese silencio; alguna solemne sonrisa.
Como parece pesarte cada día.

Tu allá tan pesado, distante,
como es que acá me siento aún ligero,
atemporal, adimensional, amante
del mismo vendaval que de pronto huracán.

Y aún a través del cristal
me siento inhalado por ti,
consumido por aquellos lamentos
que hundirán el alma de aquí.

Por eso es mejor que no vuelvas más
a estas tierras a robar el recuerdo.
Porque te veo en mi pupila hoyo negro
y de seguro pronto romperás el espejo.

poema 32

Tan solo eres…
     Eres humilde emoción y sus artificios.
Eres todo este amor que emana
     a través de alguna tristeza;
alguna aquella y fijas una solemne sonrisa que
     te abarca de costa a costa y esta hueca.

Quizás al propio vació de la soledad
     es que te encuentras atraído
Atraído y te ves lentamente expandiendo para llenarlo....

En una triste sonrisa, dulce lamentos
     de como llenar la nada...
lo negro de alguna solitaria presencia

El máximo egoísmo quizás tratar
     de llenarse de si mismo para siempre fracasar.

poema 29

Como deseo vertirme en alguna...
     Alguna que tan sincera y nada más,
alguna que quepa aquí conmigo,
     en mi sonrisa...
     en mis tristes labios...
Ambos sinceros.
     En mi dulce lamento.

poema 27

Una voz estruendosa como luz repentina
trae a la vista párpado de sangre dorada,
retira de aquel mundo de niebla plateada,
levanta las cortinas.
Como algún espasmo involuntario
deja en tormenta el descanso.

Pero las cortinas doradas suelen ser pesadas
y sin remedio lentamente se vuelven a caer,
para nublar los sentidos,
caer la cabeza,
dejar muda la charla...

Así, dependiendo de la naturaleza
y el volumen de las operaciones
en un negocio, el diario general
puede separarse en un ronquido
y un si, si profesor, estoy aquí:
tras cortinas de niebla y desvelo de cátedra.

poema 24

Una serpiente
con su veneno me intoxica
y espero inmóvil, ardiente.

Entonces me baila,
me envuelve
y me desprende de mí con lenta mirada.

Alucinando la veo ahora felina –
tan negra pantera cazando con hambre en los ojos.
Como me impacientan sus rodeos,
y me desarma su gracia.

Aquí nos dejamos llevar,
pero me abandonará
y por veneno la sentiré a mi lado aún,
y estará todo blanco...
y estará todo negro...

poema 26

Emociones, sentidos, tu calor, tu dolor. Tus montañas, tus pétalos, nuestros gloriosos momentos y como me llenas de tus fragancias. El néctar de tu sangre, el rió que fluye y es el tiempo, que fluye eternamente ancho, espontáneo y caprichoso. Eres alfa y omega, mi principio y mi fin, desbordado de ti me derramo en esta hoja y te alimento.

poema 25

Escamas gruesas cubiertas por un jugo ácido, por un dolor, un aura aterrorizante. Escamas de grandeza que proyecta un cobarde oculto en odio y arrogancia, en escamas putrefactas. Escamas purulentas detrás de donde se esconde su nada de alma negra, espesa.

poema 19

Felíz de existir.
Entre desconocidos,
entre amigos.
Eterno y efímero.
Mesclado en coctél
del río, del mar, del cosmos.
Uno, miles..
no, infinitas posiblilidades.
Infinotos yo’ s y un hombre

Que navega en el denso elixer de nuestro existir,
y comparte.
Y te amo,
y te amo por ser.
Te amo mi vida,
y me amo por vivir.
Por eso te comparto con quien nos quiera escuchar
con nosotros nadar; soñar o morir.

Nos escuchan sufrir,
nos ven;
tan solo observan como exclamamos eufórico:
Soy el tambor asotado por la vida,
y resueno, tiemblo hasta en los labios.
Tun tun… tun tun
se llenan mis venas y nos amamos

Resuenamos tambien como cuerda oculta,
en el piano de algun compositor

Amén.
Viván.

poema 20

Triste de sombras
y rojos lamentos.
Ahora nos encontramos,
yo moribundo,
y tú sobre mí entre paredes caídas.

Aquí nos vemos con estos ojos míos:
muertos. Armados a parchos tejidos.
Tejidos con mi vivir; aquellos pasos que di
Que dejaron cárceles y lamentos
y me ahogan en sueños.

Aquí se caen los pilares de esta habitación
y llego a verte como mil sombras de mil recuerdos.
Como este sordo murmullo que nos despertó.
Para derrumbarnos.
Para desterrarnos

poema 21

Perdido, caído en los cielos
en el fondo de las nubes.
Ahí brillas,
y tú, tu propia chispa,
compites para que te vean,
después del lobo y antes del gallo.

Sueñas con ser el sol,
y parpadeas, y saltas cruzando lo negro.
Gallardeas aquel esplendor;
tu regalo para nosotros:
puro fuego y especies calientes

Pero allá tan lejos,
tus gritos se pierden
cuando es de día, al despertar,
y te gastas y el sol se ríe
pues el mundo solo siente
el calor de la realidad;
le quema su ardor;
nos cega su verdad.

Solo allá perdurarías,
porque aquí llueven lágrimas de penas
y tú que eres luz y polvo
te apagarías con la realidad.

poema 23

Contento de brisas
de maderas secas,
de valles, flores,
de colores y sabores.

Aprovecho pues el momento
y navego en mi calma
el ligero vendaval de mis emociones.
Y me navego desde dentro;
calmado y mi mente es el cielo abierto
que busca reencontrarse en el sol de mi corazón

Me encuentro rodeado
de colores, sabores,
dolores y amores,
valles y este céfiro:

Algún perfume en mi memoria
las carisias del viento
en algún amanecer

poema 22

Mañana tropecé con mi corazón que encontré había caído ignorado, descartado. Ahí dolorido recordaba. Indagaba por qué y llegé a tu lado. Le juré mi amor al viento entre tu espalda y mis labios, y entregué desde entonces mi destino, al mismo vendaval. Él lleva mi amor en violentas piruetas, que regañas y con medio aliento lo soplas: un inútil cefiro. Que es mi desdén: las leguas que navega, sin acariciar tus labios, en este remolino que no encuentra más que hundirme, buscando tus alturas. Hoy náufrago no hallo más que escribirte estas letras: Fue mañana que tropecé, y aunque hoy lo he aprendido seguiré mi rumbo y sufriré la tormenta. Tan solo por la esperanza de inhalar tu aroma cuando me arrebates el viento, y la ilusíón de mi voz conquistar tu mirada para olvidar cada lágrima que lloraré.

poema 17

Tengo un perfume hecho de dolor,
y mis espinas desgarran.
Mil tallos se envuelven en corona.
Mis raíces al descubierto
quizas por este perfume, o tal vez un querer.
La cancion del vendaval y el seco sol
ahora me cosquillan, y delirando
con tonos peludos flotamos en el cefiro

Al revés, mi flor en tus mejillas,
Me llevas con mi elixer y tus pies.
Mi perfume, tu dulce carne y tu sangre entre mis espinas
cantan, y cantan y te coronan.
Cantan que eternamente moriremos en el risuelo de mi nectar
Y mis espinas se te enterraran,
y tu sangre se mezclara con mi calor.

Te amo, pero te amo al revés,
con mi tallo empapado
y mis espinas afiladas.
Sacaste mis raices al aire
y ahora pruebas mi flor,
y tu sangre
en tus tristes labios.
Bailamos el amor en el rio de las brisas
y me mereas.
Oh como eres mi mundo.

poema 18

Tengo un perfume hecho de dolor,
y mis espinas desgarran.
Mil tallos se envuelven en corona.
Y te corono al revés:
mis raíces al descubierto
mi flor caricia tus mejillas.

Quizas me tienes por un querer,
o mejor tal vez por esta aroma
que es cancion de vendaval y un seco sol

Mi perfume, tu dulce carne y tu sangre
entre mis espinas cantan,
y cantan y te coronan.

Cantan que eternamente moriremos
en el risuelo de mi nectar
Y mis espinas se te enterraran,
y tu sangre se mezclara con mi calor.
Y te entregas a tu dolor

A pesar de mis espinas afiladas.
Sacaste mis raices al aire y ahora pruebas
mi flor y tu sangre en tus tristes labios.

Bailamos el amor en el rio de las brisas
y te marean mi seduccion y tu dolor.

poema 16

Desterrado del suelo que besa ahora tus pies
asfixiandome por el olor de tu piel
ya encadenado a esta partida,
y en mis labios solo la memoria de tu miel

ilusiva la ulitma mirada
las ultimas palabras
la estatica nos erizó
de punta me aserque más
AYUDA

y en ese momento te besé
y ahi me robaste y te robé
te robé ese beso,
te robé ese espanto,

eres la tierna carne que mordí y despedacé,
tierna carne que nunca me olvidará,
eres la tierna carne que tras su espalda me buscará.

poema 14

Bienvenida sea la fortuna en mi vida.
Divina la suerte que en estas circumstancias me ha dejado.

El capricho del esfuerzo en conquistar mi destino.
Pauperrima suerte conduciendome en espiral
hasta este ultimo enlace de la cadena
que me sostiene del vacío.

El vacío que dejaste,
en él viven solo sombras de tu mirada y de tu sonrisa
las sombras se proyectan burlas
y esperan mi caida, aquel momento en que me rinda.

Y como renunciar al libro escrito,
al mundo que me rodea.
En este momento negro
carersco de la melodía que traías a mis ojos...
En este libro las hojas tornarón cuando nos reconquistabamos.

poema 15

No mucho más que un pensamiento
ni una emoción.
Tan solo algo inherente a todos.
Impregnado, nos define como ‘del creador’

Nací.
En sus ojos lo encontré.
Crecí.
En otros lo cultivé
Aprendí
Y dije:lo perderé?
Envejecí
Y solo observé.

En los momentos dificiles aveces no perdura
Y frente tragedias aveces desconfiamos
mas no nos dejara nunca

Es por eso que amamos.
Por la compasion y la confianza,
por el valor, y la esperanza.

solos no más que granos de arena en las brisas del tiempo
juntos el fino hilo de la existencia
el amor nuestro enlace.

Morí
Pero en el hilo forgé
mis enlaces y ahi
me inmortalizé

poema 11

no cabe en mi corazon cuanto te amo, se ha rebozado ya hace mucho y no se donde esta, por eso el amor mio por ti es más que mi mismo y mucho más que todo lo que he conocido; no conoceré nunca más tanto amor como el que siento por ti te amo mas que nada y menos que todo te amo hacia lo imposible; allá donde el primer rayo luz estallido del universo esta escondido. si tan solo te pudiera dar mis ojos para que entiendas lo que percibo dentro de cada sonrisa y cada mirada, cada suspiro delicado se me estravían las palabras para mostrarte lo que en tí veo con estos ojos verás que entre tiernos abrasos es que te quiero tener siempre, y desde este corazon sentirás la tibia presencia de tu cariño, porque lo que hemos vivido es tan solo mi más calurosa memoria. Como hace cuatro meses te escribi: ‘Un mes; una fantasía’ El atardecer, la caída de la noche, nuestras estrellas y nada más que tú entre ellas con tus manos en las mías. Cinco meses, todavia ajena la realidad espero a ver el atardecer en tus brazos, y tus labios carisiando mis mejillas mientras flotamos entre nubes ajenos al mundo mas no porque lo niego ver sino porque yace en tí.

poema 12

Un mes
una fantasía

Frente un sol rojo y un cielo dorado
despierto hoy del sueño más profundo.
Despistado al estar pisando este suelo.
Ángel mío, la sensación de tus caricias aún en mis mejillas.

En mis sueños volé junto a ti.
Las estrellas al alcance de mis manos
mas mis manos junto a ti,
la luna bajo nuestros pies
y mi corazón aún más alto.

Ahora el recuerdo de dulces suspiros en mi memoria,
el pulso de mi latido al ritmo de tu suave respiro
pero todo fue un sueño.

Ahora el amanecer esta opacado.
El esplendor de tu presencia no me ilumina,
y en cada sombra la vaga imagen de ti y estos dulce recuerdos me consumen.
Mi alma invadida de ti añora tan solo una cosa:

El atardecer, la caída de la noche, nuestras estrellas
y nada más que tú entre ellas con tus manos en las mías.

poema 13

El cielo que nos cubre no es tan solo de tinte zarco, ni nuestro mundo contenido en simplemente 2 dimensiones... Que sencillo si tan solo fueran tres, que perfecto fuera si no existiera el gris, si no nos halláramos con las infinitas posibilidades. Contemplarlas todas sería Imposible. ¿Cuál será la mejor? ¿Habrán iguales? ¿Si nos limitáramos por un paso a la vez se reducirán? ¿Cuántas analizamos antes de reaccionar? ¿Será esta muy tarde? ¿Qué tanto impacto puede tener mi decisión? ¿Cómo repercuta? Si escoges una al azar ¿crees que sepas lo que sigue? Todos estas pensamientos responden a la misma inquietud, algunos hasta se contradicen, pero ninguno es incorrecto. No queda más que aceptar que en momentos la lógica resulta falsa y nuestros sentidos nos fallan. No siempre lo que se ve enfrente de los ojos es lo que se tiene en la mano. ¿Cuál es el punto si la gente se engaña y se siega? ¿Cuál es el punto de aprender sin poder entender? ¿Cuál es el punto si no podremos encontrar el punto? ¿Cuál es el punto si nunca se sabrá nada?

poema 9

Desde que te vi por primera vez
Té vi de verdad, té vi a ti,

vi a un ser divino, puro esplendor, belleza deslumbrante
Y debajo de esa perfección sólo existía pureza de corazón.

Té vi el alma y había luz,
suficiente calor para el invierno más crudo.

Desde tus ojos emana,
carbones siempre ardiendo una llama incandescente

en tus cejas se refleja
la divina luz, paz interior.

Tus labios llenos, esa sonrisa espontanea,
dulce esfuerzo, recompensa por la mayor labor

Cada tierna curva de tu rostro suave, divino.

Tan solo un pensamiento, uno entre incontables.
Un obsequio, una flor, rubí incandescente de mi amor por ti.

poema 10

El Alma Bendita más alla de su propia comprensión,
detras de la conciencia en lo profundo del cerebro humano
yace el ser espiritual.

Esta Alma mía, pura e inocente
es capaz de amar solo a tí,
a tí con toda su fuerza,
fuego solo posible
porque arde una herida
uan herida que quema en el vacio.
La llama por llenar
este vacio de memorias tuyas.
El vacio que se llena con tus miradas,
la candela que solo tus labios apagan.

En mi memoria siguez viva,
en mi alma serás eterna.

Mi único deseo es morir y apagar las llamas
que me consumen en lo más profundo de mi ser,
pero para mí, más duro es vivr,
vivir y mantenerte viva
en mi memoria, para poder gozar contigo.
Una foto, una imagen, una nueva memoria para mi corazón.

poema 8

la foto de un angel, un angel caido del cielo, perdido, sin rumbo ni causa
el angel que yo vine a conquistar, el angel más hermoso en todo sus detalles

como estaría el cielo el día en que caiste?
feroz, atormentado rojo con envidia del mundo que yacía abajo, llorando sin cesar por tu perdida.

una visión, una mirada dentro del alma de una criatura celestial
1,000 palabras de amor para una alma solitaria
1,000 palabras de esperanza dentro de esa mirada tan tierna

una mirada simple, sencilla libre de las complicaciones que vienen con la edad
unos ojos cariñosos, grandes y envolvientes de un calor, una ternura, y una tranquilidad qe solo ese angel me puede mostrar.

la visión de una niña, una señorita que en su inocensia lluega a prvocar.
provoca a mi alma un goze,
una risa incontrolabre, la que se esconde detras de esos ojos.
es pura alegría que emana de estos labios llenos.

tengo una imagen, una foto, tan solo una memoria dentro de mi corazón.
pero el angel es más hermoso aún, es el angel de mis sueños, la esperanza de todas mis mañanas, el angel que me guía, mi tranquilidad es su presencia

tu eres ese angel! tu eres la criatura mas hermosa que ha topado esta tierra!
eres la mujer detras de esos azabaches, detras de cada sonrisa, detras de esas manos, detras de esa cintura, eres la mujer detras de ese respiro, profundo pero tranquilo, inaudible y controlado, detras de esas mejillas, caramelo rosa de la alegria que tu risa les hace llegar.

eres la mujer de mis sueños, una imagen impregnada en mi corazón, una sensación pura alegre y contenta, eres todo lo que he deseado, y todo lo que deseare! eres esa foto que hace tiempo me diste, eres un angel caido del cielo, sin rumbo ni causa, eres mi esperanza.

poema 7

Eres la poesía por la cual se guía mi vida.

La que busco caundo despierto,
tus versos, mi esperanza cada mañana,
tu rima, mi motivación durante el día,
mi alívio en cada tarde,
en tus hojas me abrazo cada noche.

Cada letra de tí poética ,
en cada sílaba energía condensada
Un hoyo negro de emociones,
en donde mi corazón fue tragado

A donde mis ojos no pueden dejar de mirar tal deslumbrés.
Al rozar la ardiente superficie de tí,
mi sol,
todo se va en un estallido de luz y energía,
en una nova de amor puro.

Amor que no pude evitar aunque haya tratado,
amor que vino con un estallido violento,
inevitable como cada letra escrita en mi destino.

Tu cuerpo solo puede significar belleza,
mas tu nombre en latin, poesía,
pero tu alma aún más.
En tu alma encontré mi todo.

Tu figura, lamenta un alma tan pura.
Cada curva queda opacada frente tu ser.
Celan un interior más hermoso.

Tu alma, mi vida, es eterna,
amor cristalino y caudaloso,
ancho, desbordado de bondad
por donde fluye solo esperanza.

poema 6

Dos almas, unidas por una fuerza superior a ambas.
Una rosa de dos pétalos. Cada pétalo frágil, a punto de colapsar,
pero juntos fuertes, resistentes,
capaces de todo soportar.

Eso fue una tontería. Sin tí no me queda más que derrumbar,
y como polvo desvaner…
No me dejes.

Espérame, que sin tí quedo perdido en la oscuridad.
Sin tí mi mañana no puede comenzar.
No hasta que mi luna,
te pongas en mis brazos y veamos las estrellas desvanecer…

poema 4

Este abismo donde la luz olvida pasar
Este abismo de tinieblas y soledad
Este abismo en el que se ha convertido mi alma

Dentro de la profunda eternidad yace ahora una sola chispa
Una diminuta esfera que tu amor me ha construido
Una esfera que ha sido capaz de penetrar las tinieblas,
capaz de alumbrar las esquinas más remotas de este calabozo

Tú eres mi fuerza, sin ti, ni tu amor, para mí la vida se convierte en ese abismo.

La dulce expresión de confianza en ese rostro tan dulce de una mujer sublime.
Esos escarabajos que tan profundamente se introducen en mi alma.
La tierna suavidad de tu pisada.

Eres tú mi única razón para seguir viviendo.
Cuando estoy a tu lado la oscuridad desvanece, y la luz de paz interior me llena.
Mi alma ve el camino, la ruta que me llevará siempre hacia ti.

poema 5

¿Porqué?
¿Porque existo?
¿Porque pienso?
¿Porque siento emociones?
¿Porque nací?
¿Cuál es mi propósito?
¿Cuál es mi deber?
¿Que debo de hacer?
¿Quien soy?
¿Quien seré?
¿Quien fui?
¿A donde iré?
¿Me porte bien?
¿Podré entrar al cielo?
¿Me querrá ella?
¿Me odiará?
¿Estoy feliz?
¿Cuándo seré feliz?
¿Porque estoy feliz?
¿Soy bruto?
¿Lograré hacer algo en mi vida?
¿Me recordaran después de muerto?

poema 3

Por primera vez te conocí, mi diosa
Pero pienso como si te hubiese conocido por siempre

En mis sueños fue a donde te encontré
Pero en mi alma es donde siempre has estado

En tus ojos yace toda mi felicidad
Porque fue dentro de ellos que morí
Porque fue dentro de ellos que renací
Fue dentro de esos ojos que por fin me conocí

Así mismo me sentí
Me lleno de placer cuando tu mirada me roza
Yo he ido al cielo. Eran tus labios
Ya he renacido. Fue en tus brazos
Solo con sentir tu caricia, ya mi mundo desvanece

Nunca te he podido ver pero sé que eres hermosa.
Sé que eres hermosa como sé que eres perfecta.

Y té conozco porque tú me conoces a mí
Y té amo porque sé que me amas a mí
Todo esto lo sé porque esta en mi corazón
Todo esto lo creo porque siempre podré soñar.
Dentro de este abismo, en el cual me encuentro

poema 2

De las tinieblas y los escombros de una unión parasitaria: En el naufragio contemple mi futuro al pensar sobre mi pasado. A medida que le barco se hundía las imágenes de mi existencia en este planeta me fueron reveladas, ya sé que hago aquí, y es tan simple, tan puro y poco complejo que creo por eso me ha evadido toda mi vida. Mi razón de vivir eres tú Lejos, dentro de los abismos más profundos de mi memoria, siempre has existido tú. Más allá de lo inalcanzable, después de donde se halla el primer rayo de luz emitido por Dios en su firmamento. En mi memoria siempre estarás, esos momentos que compartí contigo cuando éramos niños, el primer beso totalmente tierno que mis labios lograron recibir. Esas horas que hablábamos por las noches, y como se veían esas noches cuando tu voz se hacía brillar más, más que cualquier luna, ó estrella, cuando tu rostro me consumía. Eras tú mi sola razón de existir y hoy más que nunca quiero agradecerte tu tiempo conmigo. No sé que te ha sucedido pero espero que te llegue esta carta algún día, y que puedas entender la verdadera magnitud de mi amor por ti. Gracias a ti podré ser feliz. Te espero en el cielo , Tu amor .

poema 1

En Búsqueda yo viví
De la felicidad eterna, Felicidad incondicional, el amor que tu me enseñaste

La pasión de mi vida culmina en ti
Saber que el amor que siento por ti es incondicional y eterno
Mi corazón, un árido desierto, inundado por las aguas anuales que son tus caricias
Tus labios, esos tiernos labios, delicados, más aún que los pétalos de una rosa.
Esos ojos tuyos, reflejos de una alma tierna llena de comprensión, ámbar oscuro perfecta hasta el más minúsculo detalle.

Cada vez que te huelo y aspiro esa pura fragancia solo me queda pensar en los ángeles del cielo y de lo que se están perdiendo.

Solo con oír tu voz, la dulce melodía de astros más allá, cada suspiro y cada respiro, con cada nota y cada tono capaz de conmover lagrimas de pura felicidad, más que la simple delicia de tus cuerdas vocales resonando.

¿Para qué yo nací si no fue para amarte a ti?

Tuesday, November 14, 2006

poesia variada...

a veces, cuando los demas no estan mirando, yo corro, rapido, rapido y pinto una flor en tu alma
y me quedo sorprendido porque las flores que dibujo, siempre cobran vida. la flor completa parece
flotar en un mar de amor, con los petalos tiernos tornasol y un aroma hipnotizante, que nunca
olvido, ni cuando vuelvo en secreto a lo cotidiano entre las industrias y deberes y tareas de los
otros instantes, los que no son contigo los instantes, que gracias a dios tambien siempre son cortos
porque logro sujetarme de los petalos del recuerdo y el buque de tu amor.

las mariposas de la primavera siempre tendran albergue en el corazon de los enamorados siempre
resplandeseran sus alas, con los cantos de los niños que juegan en los parques y estaran con
nosotros siempre que tengamos la primavera en el corazon.

Monday, November 06, 2006

LaTex on Pocket PC

WoW, latex on my pocket pc!! http://www.rainer-keuchel.de/wince/texce.html http://www.aximsite.com/boards/showthread.php?t=62027